Selecciona
tu señal

0:00
/

En su última etapa aplicación de la ley que pone fin a las bolsas plásticas en el comercio.

La fiscalización del cumplimiento de la ley corresponde a las municipalidades. Se contempla una multa a beneficio municipal de 5 UTM por cada bolsa entregada, aplicada por el Juzgado de Policía Local correspondiente.

 

A partir del próximo 3 de agosto del presente año, los habitantes de la Región de Atacama y de todo el país le dirán adiós a las bolsas plásticas que se entregan en establecimientos de comercio. Esto, se debe a una nueva etapa de implementación de la Ley 21.100 que prohíbe la entrega de bolsas plásticas de comercio en todo el territorio nacional, con el objetivo de reducir su uso y disminuir la contaminación generada por este material sobre el medio ambiente.

 

La normativa contempló una implementación gradual según el tipo de empresa. En una primera etapa, cumplidos 6 meses desde su promulgación (3 de febrero de 2019), las grandes empresas (supermercados y el retail), tuvieron que dejar de entregarlas. Y ahora desde el 3 de agosto de este año, deberán dar cumplimiento a esta normativa microempresas, pequeñas empresas y medianas empresas, tales como almacenes de barrio, pymes y pequeños negocios o ferias libres, ya que transcurrieron los 2 años otorgados por la Ley para la aplicación en este segmento.

 

El Seremi del Medio Ambiente, Guillermo Ready manifestó que “la medida busca un cambio de hábito en la población y apuesta por el uso de bolsas reutilizables o de un material distinto al plástico, como algodón, cáñamo, lino, papel, cartón u otras fibras naturales”.

 

El Seremi Ready expresó además que “las bolsas incluidas en la prohibición son aquellas fabricadas con un polímero que se produce a partir del petróleo, excluyéndose las fabricadas de materiales renovables”.

 

Agregó que “antes de la Ley 21.100, en Chile se utilizaban alrededor de 3.400 millones de bolsas plásticas al año, las cuales tienen una vida útil de 15 a 30 minutos y demoran alrededor de 400 años en degradarse, sin embargo, en el primer año de vigencia de esta ley se dejó de entregar 2.200 millones de bolsas plásticas en el gran comercio, lo que representa un gran beneficio. Al respecto, ha sido evidente el cambio de hábitos, se nota una adaptación a la normativa y ahora las personas han tomado conciencia de llevar su propia bolsa reutilizable al momento de realizar sus compras”

 

Esta medida, junto a la campaña Chao Bombillas que impulsa el Ministerio del Medio Ambiente, busca disminuir la contaminación por plásticos en los océanos, ya que el 90% de la basura que flota en el océano es plástico.

 

 

Relacionados