Proyecto Imán, el nuevo caso de conflicto de interés que envuelve a la familia Piñera-Morel

Una nueva arista investigativa en contra del presidente Sebastián Piñera, se abrió durante este fin de semana por Ciper. Se trataría de la compra de un proyecto minero en la comuna de Vallenar, en la región de Atacama, una transacción de 13 millones de dólares, que tuvo lugar en el 2010,  mismo año en que se habría llevado a cabo la compra-venta del proyecto minero Dominga.

En esta ocasión, habría un posible conflicto de interés que nuevamente envuelve a la familia del mandatario en el denominado “Proyecto Imán”, esto debido a que los Piñera-Morel, habrían tenido participación mediante el Fondo de Inversión Privado Mediterráneo, donde nuevamente aparece su amigo y socio Carlos Alberto Délano.

Además, en el año 2010, mientras Sebastián Piñera estaba en su primer mandato, nombró a Arnaldo del Campo Arias como su representante dentro del directorio de la Empresa Nacional de Minería, ENAMI, el mismo, que aparece en los registros como vendedor del proyecto Imán.

Desde el Palacio de la Moneda señalaron que el mandatario, desde el año 2009 no participa en algún tipo de administración de un negocio o empresa, incluyendo el FIP Mediterráneo, agregando que “no participa en su propiedad y nunca ha participado en su administración”.