Primer disco de “Quinteto Atacama” destaca nuestra identidad cultural y belleza natural

Un disco, dos clips y una sólida puesta en valor del patrimonio cultural y natural de la región es la promesa de los integrantes de Quinteto Atacama, quienes trabajan arduamente entre sesiones en “Pimiento Estudio de Grabación” y jornadas de registro para los videoclips de su primera placa derivada del proyecto Amalgama Atacameña – Registro y Difusión de Música Regional, que comprende un set de obras para quinteto y guitarra-voz realizadas por el compositor copiapino Mauro Lamas.

 

Cabe destacar que gran parte de las piezas registradas fueron presentadas y valoradas positivamente por el público durante las giras de Quinteto Atacama por Francia, Bélgica, Portugal y China.

 

Respecto de la inspiración detrás del disco y en palabras del contrabajista Carlos Zuleta, “las obras están inspiradas en nuestros paisajes y gente, bajo un sentido crítico que narra las relaciones entre la tierra y sus habitantes”. Además, destacó la variedad de locaciones utilizadas en sus videos, resaltando “la búsqueda de puntos específicos que rescaten nuestro patrimonio natural. Esos paisajes maravillosos que -dentro de la lírica que representa nuestra música- acompañarán las composiciones en producciones audiovisuales realizadas junto a un equipo de primer nivel, entre los que se encuentra Algarrobo Music y Pimiento Estudio”.

 

Por su parte el productor Musical y compositor principal de esta placa, Mauro Lamas, aclaró que “junto a las piezas originales se incluye “Ventolera” de Eduardo Carrasco (Quilapayun) para completar un registro inédito musical que aporte en el rescate de nuestra identidad artística, fomentando el sentido de pertenencia atacameña y poniendo en valor las características únicas de nuestra región; destacando el legado folclórico con la mezcla de instrumentos occidentales doctos, sello musical único que ha instalado Quinteto Atacama en la zona Norte de Chile”.

 

Amalgama Atacameña – Registro y Difusión de Música Regional es una iniciativa ejecutada por Grupo Artístico, Cultural y Deportivo Francisco Araya, apoyada por el Gobierno Regional de Atacama, a través de la glosa 2% de Cultura del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), nacida de la preocupación por registrar y salvaguardar el patrimonio musical de Atacama, incorporando sonoridades clásicas a composiciones folclóricas de autores regionales.