OPINIÓN

La importancia y rol social de la radio.

Por Marcel Gaete Parraguez

Periodista, Licenciado en Cs. De la Comunicación.

Desde que tengo uso de la razón han estado ahí, para entregarnos  información, entretenernos y educarnos. Es la radio y su función social, la que día a día nos acompaña. Es por eso y por muchas otras razones que se ha transformado en el medio de comunicación más creíble y que nos sirve de compañía en momentos complejos de la vida.

Haciendo algo de historia, debemos indicar que el día del Trabajador Radial, se instauró hace 76 años con un decreto de 1942, pero la celebración en sí, se reconocía con un Decreto Supremo firmado por el ex presidente Aylwin. Desde ese momento, las emisoras acostumbraban a realizar cadenas radiales, donde se unían las voces de locutores, y el trabajo técnico que no se ve, se fundían en una sola transmisión, pero luego eso ha ido cambiando en el tiempo, y se ha visto un cambio que autorizó la Asociación de Radiodifusores de Chile (ARCHI), allá por el año 2000, donde se los dejó en libertad de acción, para dejar que se realice la programación de manera separada.

Más allá de los cambios en la historia, se debe dejar en claro el importante rol que cumplen durante todo el año, ya sea para la cobertura de hitos históricos, como en momentos de emergencia y que esta región sabe y conoce de cerca. No olvidar el rol y misión que tuvieron para los aluviones de 2015 y 2017, episodios que no se podrán de manera fácil para los habitantes de Ataca ma. Además del rol social que debe tener una emisora, está el compromiso con las personas que resultan afectadas y la utilidad pública que se les puede brindar a nuestros compatriotas.

La diversidad y pluralismo que se debe tener en la programación de contenidos, para dar cabida a las nuevas tendencias, estilos musicales o quizá dar cuenta a través de los programas de entrevistas, acerca de cómo ha ido cambiando nuestro país y que otras formas de expresión existen. Contenidos tan relevantes como la escasez del agua, la contaminación, los migrantes, la sexualidad, consumo de alcohol y drogas, derechos laborales, la discriminación, en fin, y una seria de áreas que preocupan a nuestra sociedad y entorno donde vivimos, debían tener el espacio que se merecen.

Por último, relevar la responsabilidad que se tiene al iniciar una transmisión y cuando termina, porque algunos  hablan de la magia de la radio, pero también existe un talento y compromiso con nuestros oyentes, público cautivo, y ellos son los que a la larga, premiarán con una alta fidelidad. Muchas felicidades a nuestros amigos radiales.