Corte de Apelaciones de Copiapó visibilizó la violencia de género con montaje de teatral sobre el femicidio

Ante más de 150 personas se desarrolló el montaje de la obra “Llámame, no te arrepentirás”, actividad organizada por la Corte de Apelaciones de Copiapó en el marco de la conmemoración del Día de la No Violencia Contra la Mujer, que consideró también un conversatorio sobre el tema, con una importante participación de los asistentes.

La actividad, que contó con el patrocinio de la Secretaría Técnica de Igualdad de Género de la Corte Suprema, fue encabezada por el presidente (s) del tribunal de alzada, Pablo Krumm, y contó con la presencia de la ministra (I) Aída Osses, jueces, juezas y público general, que fue testigo de la puesta en escena de una pieza sumamente contingente en lo relacionado con la violencia intrafamiliar y, en particular, la temática del femicidio.

Al respecto, el presidente Krumm recordó que el Poder Judicial está preocupado por la violencia intrafamiliar y en la necesidad de avanzar en igualdad de género con una política en ese sentido. “Siempre se ha visto al Poder Judicial ajeno a la problemática, pero lo cierto es que nuestra institución está inserta en la sociedad y creemos que la ley no solo está para sancionar, sino que tiene una parte educativa. La obra que vimos persigue una cosa pedagógica: enseñar y ayudar a reflexionar sobre un tema”, explicó.

Desde su perspectiva, el problema de la violencia intrafamiliar ha aumentado, incluso con una cifra negra. “Eso sí, creemos que ahora sí la mujer se atreve a denunciar, pero requiere más apoyo y necesita que esto se eduque desde la casa, en las escuelas”, aseguró el ministro Krumm.

La actriz y jueza del 10º Juzgado Civil de Santiago, Guinette López, quien interpretó a la víctima de la violencia de género en la obra, opinó que la recepción del público asistente fue buena. “Esto quedó de manifiesto en el conversatorio, donde se reconoció que fue una obra muy potente y eso es lo que buscamos: impactar”, sentenció.

En tanto, Eduardo Rojas –uno de los asistentes al montaje- expresó que la obra le pareció un aporte positivo por el Poder Judicial. “Fue cruda, como tiene que ser, porque es necesario que la realidad sea mostrada de esta forma y siempre superará a la ficción. Y aunque es una obra de teatro, es una realidad que se vive en muchas familias. Lamentablemente, se oculta, se normaliza y refleja lo que construimos actualmente como realidad de pareja entre hombres y mujeres”.

La obra es una creación de Francisca Bernardi y fue montada en Copiapó por la compañía “La Cuerda”. Los actores y actrices recibieron un reconocimiento por parte del tribunal de alzada, como una forma de testimoniar su agradecimiento en el desarrollo de esta actividad que permitió establecer un lazo con la comunidad.

Compartir en sus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Otras noticias