Chicha hecha con “chispeza” es la clave de elaborador artesanal de Copiapó

Ad portas del inicio de Fiestas Patrias, el Seremi de Agricultura, Patricio Araya, y la directora regional del Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, Mei Maggi, encabezaron una visita a la viña de Ociel Patiño Aciares en Copiapó, uno de los dos productores artesanales de chicha de la región, en la cual destacaron la producción local y entregaron recomendaciones a la hora de adquirir la bebida nacional.

“Yo invito a toda la gente de Atacama a que prefiere el producto regional porque con la supervisión que hace el SAG se asegura que el producto es de buena calidad, y además es inocuo”, expresó Araya, destacando la importancia de mantener una tradición familiar aun típica del pueblo San Fernando.

Por su parte, Ociel Patiño estimó que su chicha se diferencia de otras por lo chispeante. “Se destaca en lo dulce, es chispeante, es una chicha semi cruda que es efervescente, y yo creo que eso nos ha ayudado bastante porque a la mayoría de las personas les gusta la chicha dulce, no fuerte”. Recordó a quienes lo visiten traer su propio envase porque así además ayudan a reutilizar. 

La chicha es el único producto que la ley 18.455 permite comercializar en envases abiertos y sin etiqueta, por lo que siempre existe la posibilidad de adulterar el producto una vez vendido por el elaborador. Así lo señaló Mei Maggi, quien dijo que las infracciones comúnmente detectadas por el SAG en esta etapa son adición de agua, sacarina, chancaca, preservantes no autorizados, etc.

“El mensaje es que si usted compra chicha asegúrese que esté comprando una bebida genuina, hecha de acuerdo a las normas de elaboración correspondientes, es decir, que sea de un sabor dulce y frutoso, no amargo, un aroma entre fruta y vino, y que no contenga partículas en suspensión, entre otros aspectos”, resaltó la autoridad.

Agregó que el año el organismo regional realiza más de 200 actividades de fiscalización en todas las instancias relativas a la producción de alcoholes. Los establecimientos que elaboran y/o venden bebidas alcohólicas deben contar con su inscripción de inicio de actividades ante el SAG. En los predios donde se hacen alcoholes se exige además registros de cosecha, existencias de vinos, libro de bodega, cubas y vasijas debidamente aforadas y numeradas, y declaraciones de plantaciones de vid.

La chicha cruda o cocida debe tener una graduación alcohólica mínima de 11,5 grados, al igual que el vino. En caso de dudas, usted puede exigir los documentos de procedencia de la partida.

La chicha se obtiene de la fermentación parcial del mosto o jugo de uva. En el proceso de fermentación, las levaduras transforman el azúcar (fructosa) del mosto en alcohol, produciendo gas carbónico que da el característico burbujeo de la chicha. Dependiendo del momento en que se consuma el producto, se pueden diferenciar a las chichas dulces, medianamente dulces o fuertes.

Compartir en sus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Otras noticias